102.- La importancia de la confesión (Testimonio de Lee Iacocca)

Uno de los sacramentos más incomprendidos y cuestionados, desde fuera y desde dentro de la propia Iglesia, es la confesión. Se trata a veces de “renovarlo” con experimentos como las absoluciones colectivas -que no son válidas- o sustituyéndolo por una etérea “dirección espiritual”, que debería ser un eficaz complemento de la confesión individual.

Traemos hoy un testimonio, sacado de la autobiografía del empresario estadounidense de origen italiano Lee Iacocca. Sí, el que dirigió la empresa Ford para pasar, tras su despido, a dirigir una difícil etapa de la Chrisler, y utilizó la frase publicitaria que decía: “Busque, compare, y si encuentra algo mejor, cómprelo”, que luego fue copiada en España por Manuel Luque para anunciar un detergente. En su Autobiografía de un triunfador cuenta la importancia de la religión (y, concretamente, de la confesión) en su etapa adolescente, durante los años de la Gran Depresión.

Utilizamos la versión portuguesa, y ofrecemos nuestra traducción (no profesional) a continuación.

***

Como acontecia com muitas famílias naquela época, nós nos apoiávamos numa intensa fé em Deus. Parece que rezávamos muitíssimo. Eu tinha que ir à missa todo domingo e comungar a cada uma ou duas semanas. Levou alguns anos para eu compreender bem por que tinha que fazer uma boa confissão a um padre antes de receber a comunhão, mas na adolescência comecei a entender a importância deste rito, o mais incompreendido da Igreja Católica. Eu não tinha apenas que pensar sobre as minhas transgressões contra os meus amigos; devia falar delas em voz alta. Anos depois, sentiame completamente restaurado depois da confissão. Até comecei a freqüentar retiros de final de semana, em que os jesuítas, através de exames de consciência cara a cara, levaram-me a encarar com seriedade o modo de conduzir a minha vida.

A necessidade de discernir o certo do errado de forma sistemática foi a melhor terapia que eu já tive.

Nuestra traducción:

Al igual que muchas familias en ese momento, nos apoyábamos en una fuerte fe en Dios. Me parece que rezábamos mucho. Tuve que ir a misa todos los domingos y comunión cada semana o cada quince días. Tardé algunos años en entender bien por qué tenía que hacer una buena confesión a un sacerdote antes de recibir la comunión, pero cuando era adolescente, comencé a entender la importancia de este rito, el más incomprendido de la Iglesia Católica. Sólo tenía que pensar en mis pecados (ofensas) contra de mis amigos; tenía que hablar de ellos en voz alta. Años más tarde, me sentía completamente restaurado después de la confesión. Hasta que empecé a asistir a los retiros de fin de semana, donde los jesuitas, mediante exámenes de conciencia cara a cara, me llevaron a tomar en serio la forma de conducir mi vida.

La necesidad de discernir el bien del mal de una manera sistemática fue la mejor terapia que he tenido.

Fuente: Iacocca, Lee; Novak, William, Uma autobiografia

About these ads

2 thoughts on “102.- La importancia de la confesión (Testimonio de Lee Iacocca)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s