Daniel Marguerat, Parábola (Cuadernos Bíblicos, nº 71)

 

 DanielMarguerat     Parabola_Marguerat

Siguiendo después de varios meses de mutismo con nuestra tarea de divulgar las parábolas y, por extensión, multitud de relatos de intención didáctica, presentamos hoy un librito de poco más de sesenta páginas, perteneciente a la colección “Cuadernos Bíblicos” -es el número 75-, publicada por la editorial Verbo Divino. El ensayo que presentamos hoy fue publicado en 1992. Su autor es Daniel Marguerat, renombrado biblista francés.

Daniel Marguerat en Wikipedia (en francés): http://fr.wikipedia.org/wiki/Daniel_Marguerat

Editorial Verbo Divino: http://www.verbodivino.es/

Aunque el texto completo es de fácil acceso en la red, dejamos aquí la presentación y el índice, por si resulta de interés para la reflexión y el análisis.

Invitación al viaje

Parábola. ¿Qué es lo que tienen esas historias tan sencillas para dar que hablar de ellas después de veinte siglos? Porque todavía siguen hablando; y en nuestra lengua, el término «palabra» viene de parábola. De todas las formas del discurso de Jesús, es ésta la que ha conseguido mayores éxitos.

La parábola es simple, eterna, evidente. Pero una mirada insistente la hace parecer compleja, contingente y abierta a múltiples sentidos. Las dos miradas son verdaderas: la parábola se entrega inmediatamente y sigue impresionando hoy al lector con el mismo vigor de antaño; al mismo tiempo, la parábola va irremediablemente ligada a la Palestina de los años 30, reproduciendo su atmósfera y su vida cotidiana.

El viaje al que os invita este cuaderno tiene la finalidad de situar las parábolas en el diálogo vivo entre Jesús y sus interlocutores, en donde nacieron, y al mismo tiempo mostrar cuáles son los resortes que dan a la imagen que presentan una fuerza todavía intacta en nuestros días.

La primera parte atiende a la forma del lenguaje: Jesús, narrador de imágenes. Esta forma de lenguaje oculto, que habla de Dios sin mencionarlo, la ha sacado Jesús de los rabinos de su tiempo; su aparente claridad es una trampa, ya que dice tanto como oculta (p. 8-12). ¿Cómo definir la parábola? Es o comparación o metáfora; se apoya en la evidencia o sorprende por su extravagancia (p. 12-16). La parábola es un relato: su construcción minuciosa obedece a un verdadero arte de narrar, cuyas reglas se pueden establecer (p. 17-20). Desde su origen, se la ha reconocido como una palabra abierta a una realidad que ha de decirse; pero ¿cómo llegar a ese «otro sitio» al que se invita al lector? Veinte siglos de lectura de la parábola han explorado caminos diversos (p. 21-26).

La segunda parte sitúa la parábola en el juego de la comunicación. Se comprueba aquí que la parábola, lejos de ser una historia para distraer, participa de un juego muy serio: mantener una comunicación a punto de perderse. Un relato de Lucas permite reconstruir la forma como Jesús, por una especie de descentración, utiliza la parábola para salvaguardar el diálogo con sus interlocutores (p. 27-30). Así la parábola se inscribe en una trama relacional, y en esa trama es donde ocupa su lugar la llamada que encierra (p. 30-32). Su poder reside también en su capacidad de movilizar la fuerza persuasiva de la experiencia (p. 33-36). Pero sucede que en el interior mismo del relato se incrusta un diálogo en el que se refleja, como en un eco, el intercambio de Jesús con sus interlocutores (p. 37-40). 

La tercera parte está consagrada a las parábolas del reino. Las que suelen llamarse parábolas del crecimiento señalan con fuerza la promesa de esplendor ligada a los comienzos humildes (p. 41-45). Pero el reino asoma también a través de parábolas «extravagantes», que hacen surgir lo insólito en el marco cotidiano de la gente e incitan al lector a un cambio de perspectiva sobre su realidad (p. 45-52). Otras invitan a la vigilancia: el reino de Dios llegará imprevisible, desconcertante, y su venida derribará las certezas más sólidas (p. 52-53).

La cuarta parte traza el camino que lleva de Jesús a los evangelios. Un camino de cambio y de novedad, en donde la parábola se emancipa y se gana un público nuevo (p. 54-57). Sin embargo, en ese camino en que se afirma su poder creativo, la parábola conoce un destino variable según los evangelios (p. 57-61). Se la sigue reconociendo, sin embargo, como una forma irreductible de comunicación del evangelio, cuyo autor, Jesús, fue reconocido progresivamente por los primeros cristianos como «la parábola de Dios» (p. 61-63).

Índice del contenido:

 nvitación al viaje                                                                     5

Jesús, narrador de imágenes                                             6

Parábola, lenguaje oculto                                                        8

La parábola es un relato                                                         12

El arte de contar                                                                      17

Veinte siglos escuchando parábolas                                        21

El juego de la comunicación                                                27

Escándalo en casa de Simón el fariseo                                    28

Una estrategia de diálogo                                                         30

La fuerza persuasiva de la experiencia                                     33

Una palabra en la parábola                                                       37

Parábolas del reino                                                                41

Las parábolas de crecimiento                                                    42

Conflicto salarial en la viña                                                        45

El lenguaje del cambio                                                               49

Las parábolas de crisis                                                               52

De Jesús a los evangelios                                                     54

La parábola se emancipa                                                           54

Un destino variable según los evangelios                                   57

Jesús, parábola de Dios                                                              61

Para proseguir el estudio                                                            64

Parábolas citadas                                                                       65

Recuadros                                                                                  66

Crucifixión blanca, de Marc Chagall, un cuadro que le gusta al Papa Francisco

En el libro El Papa Francisco. Conversaciones con Jorge Bergoglio, (Ediciones B, Barcelona, 2013; 192 págs.; 15 euros)  reedición de la publicación que en 2010 hicieron Sergio Rubín y Francesca Ambrogetti al hoy Santo Padre, entonces Cardenal Arzobispo de Buenos Aires, el Papa habla de este cuadro favorablemente, en una reflexión en torno al dolor humano, que, según él, se vive en plenitud si se une al sufrimiento de Cristo.

Comentarios por Iker Landeta, experto en arte, en audio, en el programa de Radio Euskadi dedicado al arte.

Reseña del libro en El Cultural (29 marzo-4 abril 2013), pág. 23.

Parábola de los viñadores infieles (Bíblico) [Pasionistas de Colombia]

Según las estadísticas del blog, muchos visitantes proceden de Colombia, hermoso país que comparte nuestra lengua.

Por eso vamos a enlazar hoy un comentario sobre la parábola de los viñadores infieles, realizado por los Pasionistas de Colombia. Un ejemplo de lectura orante de la Biblia. Aquí la tenéis.

En estos días pascuales, sed buenos… si podéis, como diría Don Bosco.

 

89.- Carnet de católico o medidor de la fe…

Del comentario a las lecturas de ayer, que he leído en la web de la Archidiócesis de Madrid, entresaco un duro párrafo que nos tendría que hacer reflexionar:

Siempre me ha asombrado la gente que se dice “más cristiana” (lo del medidor de la fe aún lo estoy buscando), y eso significa que se enfada más, que es más intransigente y falta más a la caridad. Sólo hace falta acercarse a los comentarios de muchas webs religiosas -que se van convirtiendo en una especie de escupidera gigante-, para darse cuenta que muchos consideran ser más cristiano con amar menos al prójimo. “Quien ama a su hermano permanece en la luz y no tropieza. Pero quien aborrece a su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe a dónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos.” Quien falta a la caridad, aún en nombre de la “ortodoxia”, no va por buen camino. En la vida nos encontraremos con santos y pecadores (seguramente pongamos peor a los santos), y si somos fieles a Cristo muchas veces seremos bandera discutida, pero no por faltar a la caridad, sino por proponer la vida de Cristo, que es posible para todo hombre que se deje iluminar por la gracia de Dios y escuche un poquito al Espíritu Santo.

84.- Guillermo Juan Morado, La humanidad de Dios. Meditaciones sobre Jesús, el Señor (Ediciones Cobel)

Don Guillermo Juan Morado acaba de publicar un nuevo libro. Se titula La humanidad se Dios. Meditaciones sobre Jesús, el Señor.

En estos tiempos, se publican a diario muchos libros, los portales de Internet nos “bombardean” con páginas y páginas de información de diversa calidad, los blogs son una especie en rápido crecimiento demográfico, la prensa digital de todo el mundo está a nuestro alcance desde el hogar. En definitiva: la cantidad de información a nuestro alcance resulta abrumadora. ¡No hay tiempo para leerlo todo, ni siquiera para leer una mínima parte de lo que concierne a nuestros intereses personales y profesionales! Por eso es necesario elegir bien, seleccionar con prudencia las lecturas. La vida es breve, y hay mucha literatura-basura flotando por ahí…

Este libro de Don Guillermo Juan Morado es de los que verdaderamente merecen la pena. En primer lugar, porque es el fruto de un trabajo constante, diario, de reflexión espiritual y de labor pastoral. En segundo lugar, porque en él se realiza una “lectura orante” de la Biblia y de la persona de Jesús (de ahí el subtítulo). Y en tercer lugar, pero no menos importante, por la capacidad del autor para sintetizar con un lenguaje preciso y a la vez didáctico sus amplísimos conocimientos teológicos, ya demostrados en anteriores publicaciones.

Don Guillermo Juan Morado

También demuestra asiduamente (con un esfuerzo añadido a sus muchas responsabilidades docentes y pastorales, pues es Director del Instituto Teológico de Vigo, donde imparte docencia, y ejerce su labor pastoral en la Parroquia de San Pablo de Vigo) en su blog La puerta de Damasco. En esta “parroquia virtual” sui géneris (pues lógicamente no se celebran los sacramentos a través de un blog, pero sí se forma una comunidad y una comunión en la oración) han visto a la luz algunas de las reflexiones que se contienen en La humanidad de Dios, publicación que, afortunadamente para nosotros, pronto tendría una segunda parte.

El libro se estructura en seis partes: “La cercanía de Dios”, “las palabras y los signos”, “el Siervo doliente”, “muerte y vida”, “testigos de su amor” y “Uno de la Trinidad”. En total, presenta treinta textos sobre Jesús, Dios hecho hombre para participar en nuestra historia, para personificar el misterio de Dios, para cumplir la voluntad del Padre hasta la Cruz, para traernos la salvación.

La editorial Cobel, que publica el libro, nos ofrece en su web una muestra, concretamente la primera meditación del apartado segundo: Las palabras y los signos. Se titula “El signo de Caná”. Si es cierto el dicho popular de que “para muestra basta un botón”, leyendo estas tres páginas nos damos cuenta perfectamente del carácter de estas reflexiones: claridad expositiva, abundantes citas de la Biblia, en las que se ve cómo todo encaja a la perfección en la Palabra de Dios, conocimiento orante de los Padres de la Iglesia y del Magisterio más reciente, y una visión espiritual de la vida y del ser humano.

El precio (3,5 €) de estas cien páginas no desanimará a nadie que quiera disfrutar de la doctrina del Padre D. Guillermo Juan Morado, que es lo mismo que decir la doctrina de la Iglesia Católica.

¡Gracias por hacer fructificar así de bien sus talentos, Don Guillermo!