93.- Una parábola de piedra. La puerta de la Humildad. Cuaresma.

door

La puerta de ingreso de la Iglesia de la Natividad, en Belén, incomodísima, es llamada La Puerta de la Humildad y corresponde (como muchas veces en la Iglesia) a una razón teólógica (la humildad incluso física para entrar a la casa de Dios) y otra práctica (por una puerta así, no podían pasar soldados a caballo).

La imposición de la ceniza, en el día de hoy, como puerta de la Cuaresma, también nos invita a agachar la acabeza, a reconocer que somos pecadores y que necesitamos un camino de conversión. Pero un camino lleno de esperanza, pues nos lleva a la Pascua. los cristianos no somos enterradores.

Sí, el Viernes Santo recordamos a Jesús en el sepulcro, pero terminamos la Semana Santa con la Pascua. Con la cabeza ya muy alta.

Buena cuaresma a todos. rezad por mí.

Anuncios

3 thoughts on “93.- Una parábola de piedra. La puerta de la Humildad. Cuaresma.

  1. ¡Buena Cuaresma, Tineo!

    Se hacen muy necesarios en este tiempo este tipo de escritos, para crecer en la fe con sencillez. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s