96.- Parábola de Verdad y Parábola


Hace mucho tiempo andaba Verdad por las calles, en los pueblos, tratando de hablar con la gente, pero la gente no la quería; la despreciaban solamente por las ropas que llevaba. Verdad andaba vestida sencilla, sin lujos, sin pretensiones. ¡Es tan simple y pura!

Verdad intentaba acercarse a la gente, entrar en sus hogares, pero siempre era despreciada y humillada, pues nadie soportaba su presencia tan sencilla.

Un dia andaba Verdad caminando, llorando y muy triste por todo eso cuando, de repente, se encuentra a alguien que venía muy alegre, divertida, vestida con colores muy llamativos y elegantes y que toda la gente le saludaba. Era Parábola.
Cuando Parábola ve a Verdad se dirige a ella y le pregunta:
¿ Verdad, por qué lloras?

Verdad le responde:
La gente me desprecia y me humilla. Nadie me quiere ni me aceptan en sus casas.

Parábola le responde:
Te entiendo, Verdad. Lo que debes hacer es vestirte como yo, con colores y bien elegante; presentarte a la gente con otra apariencia. ¡Ya verás el cambio!
Parábola le prestó uno de sus vestidos a Verdad y desde ese día, como un milagro, de repente, Verdad fue aceptada y querida por todos. 


Moraleja:
Nadie acepta la Verdad como es. Todos la prefieren disfrazada con ropas de Parábola.

Anuncios

4 thoughts on “96.- Parábola de Verdad y Parábola

  1. Gracias, César. A veces es difícil ver la presencia de Dios, porque habla bajito y estamos muy ocupados escuchando otras cosas a un volumen ensordecedor… Buen verano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s